Resumen

Clostridioides difficile (anteriormente Clostridium) es una causa importante de diarrea asociada a la atención médica, y está cada vez más presente en la comunidad. Históricamente, la infección por C difficile se consideraba fácil de diagnosticar y tratar. En las últimas dos décadas, sin embargo, las técnicas de diagnóstico han cambiado en línea con una mayor comprensión de la fisiopatología de la infección por C difficile y el uso de nuevas moléculas terapéuticas. La evolución del diagnóstico mostró que había un importante diagnóstico insuficiente y erróneo de la infección por C difficile, enfatizando la importancia de los algoritmos recomendados por las sociedades de enfermedades infecciosas de Europa y América del Norte para obtener un diagnóstico confiable. Anteriormente, el metronidazol se consideraba el medicamento de referencia para tratar la infección por C difficile, pero más recientemente se ha demostrado que la vancomicina y otros medicamentos más nuevos tienen tasas de curación más altas. La recurrencia de la infección representa un parámetro clave en la evaluación de nuevos fármacos, y el desafío es dirigirse a la población adecuada con la molécula terapéutica adaptada. En recidivas múltiples, se recomienda el trasplante de microbiota fecal. Ya se dispone de nuevos enfoques, incluidos anticuerpos, vacunas y nuevas moléculas, o están en proceso de elaboración, pero se necesitan más datos para apoyar la inclusión de estos en las directrices prácticas. Esta revisión tiene como objetivo proporcionar una línea de base para que los médicos comprendan y estratifiquen su elección en el diagnóstico y tratamiento de la infección por C difficile con base en los datos más recientes disponibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.